Señor de la Nada

Señor de la Nada

Poema Señor de la Nada de Fabián Ruiz
Me proclamo inmenso Señor de la Nada,
sin más riqueza que el fruto de mi pluma,
la fortaleza de este amor que me acuna,
y la perseverante bendición de tus ganas.

La fascinación se apodera de mis días.
Se anteponen los principios a la crítica,
y en una cruzada de emociones míticas,
infinitos requiebros de sincera armonía.

En los infructuosos sobornos matinales.
En las fugaces carantoñas del mediodía.
En el anhelado reencuentro de las tardes.
En nuestras noches de romántica energía.

La pasión se hace guardiana de mi vida.
Por la inflexión de tus ojos enamorados,
se deslizan, en pos de tus besos dorados,
un sinnúmero de desinhibidas fantasías.

En la generosa terneza de tu dulce rincón.
En todas mis tontas ocurrencias reiteradas.
En los insondables coloquios de almohada.
En el súbito ángel de una ingenua canción.

La emoción se conmueve en las palabras,
no habrá que afrontar el sendero bermejo...
Las acciones serán por siempre fiel reflejo
del ilusionado romance de nuestras almas.


(Fabián Ruiz)
 Vota este Poema: